Palacio Real de La Granja de San Ildefonso

De tapices
Saltar a: navegación, buscar

Palacio Real de La Granja de San Ildefonso

Fue Felipe V quien, en 1724, se retiró a este lugar, una antigua granja propiedad de los monjes jerónimos del monasterio de El Parral, y durante las dos décadas siguientes se dedicó a engrandecer los jardines y el palacio, que fue usado como residencia de verano por todos sus sucesores hasta Alfonso XIII.



Horarios de visita De octubre a marzo: 10:00h-18:00h. De abril a septiembre: de 10:00h-20:00h. (Lunes cerrado)

Tarifas Palacio Real (9,00€), Museo de Tapices (5,00€), Reducida (5,00€), Niños menores de 5 años (gratuito)

www.patrimonionacional.es


El conjunto urbanístico, los jardines

Las obras comenzaron en 1721 y están inspiradas en el conjunto urbanístico del Palacio de Versalles. El proyecto de la extensa zona ajardinada fue obra del paisajista y arquitecto francés René Carlier, aunque a su muerte (1722) se hizo cargo de las obras el hasta entonces jardinero del Real Sitio de Aranjuez, Esteban Boutelou. Contó con el apoyo de otros paisajistas y del estudio de escultura creado exprofeso por el monarca, donde trabajaron escultores como René Frémin, Jean Thierry, Pierre Pitué, Jacques Bousseau o los hermanos Antoine y Hubert Dumandré.

Los extensos jardines están concebidos como una sucesión de patios, estanques, cascadas y fuentes decoradas con numerosas esculturas y grupos escultóricos de carácter mitológico y alegórico en su mayoría. Cabe destacar, por ejemplo, espacios como la Explanada y la Fuente de la Selva; el conjunto conocido como Carrera de Caballos; la Cascada Nueva con su Fuente de las Tres Gracias; el grupo de las Ocho Calles; las fuentes de Latona, del Canastillo, de los Baños de Diana y de La Fama.


El Palacio Real

La construcción del Palacio Real se inició en 1721, cuando el arquitecto Teodoro Ardemans se hizo cargo de la remodelación de la antigua hospedería para habilitarla como palacio de verano, con una capilla anexa. El edificio, concluido dos años más tarde, presenta planta rectangular en torno a un patio central y torres en las esquinas. Posteriormente, debido al interés de Isabel de Farnesio por potenciar el establecimiento de la Corte en La Granja de San Ildefonso, Felipe V amplió el edificio con nuevas estancias.


Los patios

A los arquitectos italianos Andrea Procaccini y Sempronio Subisati se debe el diseño de los patios de Coches y de la Herradura, que en realidad fueron configurados como las fachadas posterior y delantera del Palacio. En el alzado del edificio se utilizaron materiales policromos, que dotan al edificio de una composición armoniosa: piedra rosada en los muros, piedra granítica en las esquinas y pilastras y pizarra en los tejados. El Patio de Herradura, que hace las funciones de fachada principal del palacio, forma un espacio abierto en planta de “U”. El Patio de Coches presenta similar disposición, aunque es más sobrio. A uno de los brazos de este patio está adosado un pabellón de planta cuadrada, cuyo espacio se distribuye en torno a tres patios interiores de menores dimensiones, que alberga los edificios de la servidumbre, almacenes, guardamuebles, botica y tapicerías.


La fachada

La fachada que da a los jardines, la más suntuosa, fue proyectada por Felipe Juvara y construida por Juan Bautista Sacchetti entre 1736 y 1741; su frente exhibe pilastras corintias de orden gigante, excepto en el cuerpo central, donde son sustituidas por medias columnas adosadas; coronan la fachada una balaustrada y un ático rectangular, en el que están dispuestas cuatro cariátides en mármol, alegorías de las estaciones, que sostienen el entablamento superior, que a su vez está adornado por una nueva balaustrada, trofeos militares, el Toisón de Oro bajo una corona real y las efigies de los reyes fundadores del Real Sitio inscritas en medallones.


El interior

La estructura interna del Palacio se centra en torno al patio de la Fuente, antiguo claustro de la hospedería y punto neurálgico del edificio construido por Ardemans. Sus dependencias se distribuyen en dos plantas, baja y principal; en la primera se encuentran la Galería de Estatuas, el Salón de Mármoles, el comedor, la Comandancia General de Alabarderos, la Mayordomía, el telégrafo, la Conserjería y otras dependencias; en la planta principal se hallan la Galería Oficial, el Salón del Trono, la Sala Japonesa y otras dependencias. En su interior alberga colecciones pictóricas de los siglos XVIII y XIX, de autores como Houasse, Van Loo y Lucas Jordán (alrededor de trescientos cuadros), además de un centenar de esculturas y mobiliario de los estilos Imperio, Regencia, Luis XIV y Luis XV, y su renombrado Museo de Tapices.


Los edificios anexos

La Real Colegiata de la Santísima Trinidad presenta planta de cruz latina, con muros que alternan la ondulación con la línea recta. Posee dos torres que rematan en chapiteles, y sobre el crucero se erige una cúpula. Su interior está decorado con medallones y bajorrelieves, aunque se perdieron los frescos de las cúpulas y bóvedas que realizaron Bayeu y Maella. En la sala del Panteón se encuentra el monumento funerario de Felipe V e Isabel de Farnesio (1756). Otros edificios del Real Sitio son el Cuartel de Guardias (1762-1765), la Casa de los Oficios y las Reales Caballerizas, además del Museo Tecnológico del Vidrio (creado en 1990), emplazado en la antigua Real Fábrica de Cristales de La Granja, situada en los alrededores del palacio, fue construida según diseño de Juan de Villanueva y Bartolomé Real.

FP



Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Navegación
Herramientas